BASOLETTI

BOSOLETTI

Nacido y criado en Armstrong, un pequeño pueblo de la provincia de Santa Fe, el argentino Francisco Bosoletti está dotado de una mirada límpida y primigenia sobre la vida, la naturaleza y la humanidad.


Su arte, que también lleva rasgos de un clasicismo universal, se manifiesta de manera similar a la mezcla de genes que nutre la piel de los migrantes. Un detalle, como una flor o una cuerda, puede ocultar un significado inesperado. Un rostro y un cuerpo, captados de manera
efímera, pueden revelar una dimensión recóndita y melancólica de la existencia y convertirse en una invitación a estar presente en la propia vida libre de condicionamientos externos.


Bosoletti pinta sus paredes respetando la memoria de los sitios y de las personas que los habitan. Su intervención acompaña la del tiempo que transcurre, ocultando y revelando a la vez visiones que parecen persistir en un eterno presente y recuerdan al hombre la fugacidad de la
existencia. Su pintura obliga al espectador a mirar de otra manera, afinando su sensibilidad y recurriendo a modelos perceptivos distintos a los habituales y tranquilizadores.
Los ojos entumecidos entran en acción para captar sus imágenes recién reveladas, receptores casi saturados de visiones gritadas por debajo del umbral de la conciencia, descubren figuras que emergen repentinamente del fondo y despiertan una nueva forma de percepción, más sutil y poderosa. Estas apariciones traspasan los límites de los sentidos y tocan las profundidades de quienes miran, mezclándose con sus emociones y sus recuerdos como
pinceladas en el lienzo y en las paredes.

TrashPlant Festival
Patrocinadores
Patrocinadores